Noticias

La Zoreda se transforma

J. C. ABAD OVIEDO.
Jueves, 29 noviembre 2018, 04:04

Lo que hasta hace veinte años fue la fábrica de Explosivos Río Tinto en el monte de La Zoreda y, desde su clausura, una uniforme masa arbórea que fagocitó polvorines y pabellones, tiene visos de recuperar parte de su esplendor gracias a la acción de los 123 operarios que estos días se afanan en las labores de rehabilitación de los más de 20.000 metros cuadrados de bosque.

La vicealcaldesa, Ana Taboada, y el concejal de Empleo, Rubén Rosón, visitaron ayer a los operarios y comprobaron la evolución de las obras contratadas por el Ayuntamiento en el marco de los planes de empleo y de economía natural.

La novedad de este proyecto, según explicaron sus responsables, radica en que, a diferencia de los anteriores trabajos en el Naranco para adecentar las sendas, se ha contratado como una dirección de obra completa con un arqueólogo, un aparejador, un biólogo y un ingeniero de Montes, encargados de cada fase.

De esta manera, las cuadrillas de operarios, se afanan en acondicionar la red de caminos que se construyeron a comienzos del siglo XX para comunicar los diferentes edificios de la factoría. Además, se construirán nuevos itinerarios peatonales con el objetivo último de convertir el bosque en un parque periurbano para la práctica de actividades al aire libre.

Por otro lado, se cumplen las demandas de los vecinos de la urbanización aneja, aquejados por la presencia de animales y de maleza frente a sus viviendas.

Rosón destacó la inversión en capital humano destinada para los planes de empleo. El presupuesto asciende a 3,8 millones euros de los cuales 1,9 provienen de una subvención del Sepepa y los otros 1,98 corresponden a la aportación municipal. «Es una muestra de la potencia del plan de economía natural», indicó el concejal. Con los programas de empleo se pretende «rehabilitar zonas de ocio, cuidar nuestro medio ambiente y generar empleo ligado al cuidado de la zona rural».

Entre los búnkeres para el manejo de explosivos y el talud del monte, al ir desbrozando, han aparecido árboles centenarios, robles americanos y hayas, varios merenderos ocultos por la maleza y edificios de la fábrica que ni siquiera estaban catalogados por Patrimonio.

«Creo que es un exponente del cambio en el modelo productivo y económico al que apela este nuevo equipo de gobierno. Frente al modelo del ladrillo y el hormigón, tenemos un entorno con un nivel paisajístico y patrimonial que preservar», añadió Taboada al recordar la «bomba urbanística» que supuso el desarrollo de La Manjoya con el subsiguiente abandono del bosque.

Tras el fin de los desbroces el próximo verano, Economía estudia en licitar una asistencia técnica para instalar un parque multiaventura.

FUENTE: El Comercio.

Otras noticias de interés...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *